sábado, 16 de enero de 2010

¿Se viene un Patrón?


Un líder. Es lo que necesita Boca para no seguir dando lástima

No se podrá discutir la derrota de Boca, quizás previsible ante un equipo que juega como tal, sin lucimientos individuales pero con un brillante nivel colectivo. Lo que realmente importa en este caso, donde no se juega por los puntos, es el modo. Cuando fue superado, vapuleado y humillado no tuvo un mínimo de amor propio o vergüenza deportiva para revertir la actitud. Lo mínimo exigible para una camiseta que demanda mucho más.

Mientras no se obtengan respuestas positivas a esta debacle futbolística, los responsables, por más buenas intenciones que tengan, deberán dar un paso al costado. En estos casos, hay que tener memoria y agradecer los éxitos conseguidos en años anteriores. El contexto era muy diferente, con otro tipo de conducción, otro presupuesto y un plantel renovado y con sed de gloria. El cuerpo técnico, que no debería haberse ido a la Selección a mediados de 2006 en su apogeo, deberá pasar dos exámenes Superclásicos para renovar su crédito que a esta altura parece haberse agotado.

Si se analiza desde un espíritu crítico y no desde campañas desestabilizadoras y malintencionadas, será sin dudas beneficioso para Boca. Por más amistosos que sean los torneos de verano, está probado que pueden acarrear las mismas consecuencias que jugando por los puntos. Lo cierto es que si no se obtienen resultados positivos ante River en los próximos dos partidos -que se disputarán en apenas cuatro días- inevitablemente habrá cambios. Lo que necesita Boca es un presidente que sepa de fútbol, un manager que avalado en su reputación incorpore refuerzos de jerarquía y un Patrón en el banco de suplentes.


Síntesis del segundo partido del triangular de Mar del Plata

Boca (1): Javier García; Hugo Ibarra, Gabriel Paletta, Claudio Morel Rodríguez, Juan Krupoviesa; Gary Medel, Ariel Rosada, Nicolás Colazo; Federico Insúa; Pablo Mouche y Lucas Viatri. DT: Alfio Basile.

Estudiantes (LP) (4): Agustín Orión; Clemente Rodríguez, Leandro Desábato, Christian Cellay, Marcos Rojo; Enzo Pérez, Leandro Benítez, Juan Sebastián Verón, Maximiliano Núñez; José Sosa y Leandro González. DT: Alejandro Sabella.

Cambios: PT 15m Michael Hoyos por Pérez (E); ST 15m Matías Giménez por Ibarra (B), 15m Nicolás Gaitán por Mouche (B), 30m Guillermo Marino por Colazo (B), 30m Jerónimo Morales Neumann por Sosa (E), 37m Cristian Gaitán por González (E).

Goles: ST 4m Núñez (E), 12m Hoyos (E), 15m Sosa (E), 27m Viatri (B), 45m Morales Neumann (E).

Amonestados: PT 35m Desábato (E), 39m Krupoviesa (B), 43m Rojo (E), 43m Medel (B); ST 35m Rosada (B).

Cancha: José María Minella, Mar del Plata
Árbitro: Federico Beligoy
Jugado el 16 de enero de 2010


El dato

El conjunto Xeneize recibió por primera vez cuatro goles disputando un torneo de verano desde que se comenzaron a realizarse en 1968. Hasta el partido de hoy había sufrido como máximo tres tantos y la peor goleada sufrida era de 3 a 0 ante Independiente en 1984 (jugando en Mar del Plata), San Lorenzo en 1994 (Mendoza) y River en 2000 (Córdoba) y 2006 (Salta).

Boca se enfrentó a Estudiantes de La Plata por cuarta vez en un torneo estival. El primer partido se jugó en 1969 y el equipo auriazul se impuso por 3 a 2 con tantos de Norberto Madurga, Rubén Suñé y Nicolás Novello. En 1971 lo venció por 2 a 1 con goles de Aníbal Tarabini y Jorge Coch, mientras que en 1983 igualó sin abrir el marcador.

1 comentario:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar