domingo, 23 de agosto de 2009

Peor es nada


Doblete. Marino ingresó en el complemento y le dio el empate a Boca

La imagen tan disímil que dejó Boca tras el empate ante Argentinos Juniors 2 a 2 en la Bombonera por el torneo doméstico, abrió un panorama de incertidumbre respecto al nivel de este equipo. Pasó de la deseperanza del primer tiempo tras estar por dos goles en desventaja a la algarabía por el empate y la impotencia en el epílogo de no saber encontrar el rumbo hacia la victoria.

En el principió evidenció las mismas carencias que el torneo pasado, sin claridad para hilvanar una jugada en tres cuartos de cancha y con graves falencias en el juego aéreo defensivo. La obstinación por realizar un juego vertical chocó contra la practicidad y el oportunismo de la línea de tres defensores de Argentinos y la marca pegajosa del mediocampo. El visitante pegó con precisión quirúrgica al inicio y al cierre de la primera parte con sendos cabezazos, dejando sin reacción al conjunto Xeneize.

Cada incursión ofensiva boquense contó con la conducción desprolija de Nicolás Gaitán, mientras que Insúa se perdió a mitad de camino entre la zona de creación y el carril izquierdo. Algunos desbordes aislados de Mouche no fueron suficientes para abastecer a Palermo. El puntero derecho realizó un gran despliegue y terminó extenuado, quitándole profundidad al ataque en el complemento.

El radical cambio de estrategia en el entretiempo permitió que -con un par de cambios y readaptando algunas cuestiones tácticas en la zona del mediocampo tanto en la zona de contención como creación- Boca lograse una reacción impensada con respecto a lo demostrado en los primeros 45 minutos. Así, un remate de Insúa y un posterior tiro de esquina efectuado por el mismo jugador producto de ese disparo, terminó con el gol de cabeza de Marino, cuando ni siquiera se llevaba disputado un minuto de juego.

El conjunto auriazul inclinó la cancha y el empate llegó por decantación tras un espectacular remate de Marino desde fuera del área a los seis minutos. De ahí en más Boca empujó a Argentinos contra su arco con más inercia que convicción. El Bicho resistió estoicamente y a puro contra ataque. El recurso que utilizó el local fue el remate de larga distancia, y precisamente mediante esa vía pudo haberse hecho con la victoria: un disparo envenenado de Mouche se estrelló en el travesaño. Pero hubiese sido demasiado premio para un equipo que se codeó con la derrota, arañó el empate y dejó más dudas que certezas.


Síntesis de la 1ª fecha del torneo Apertura 2009

Boca (2): Roberto Abbondanzieri; Hugo Ibarra, Julio César Cáceres, Gabriel Paletta, Claudio Morel Rodríguez; Gary Medel, Sebastián Battaglia, Federico Insúa; Nicolás Gaitán; Pablo Mouche y Martín Palermo. DT: Alfio Basile.

Argentinos Juniors (2): Sebastián Torrico; Ignacio Canuto, Matías Caruzzo, Andrés Scotti; Mauro Bogado, Gonzalo Prósperi, Juan Mercier, Federico Domínguez; Nicolás Gianni; Ismael Sosa y Gabriel Hauche. DT: Claudio Borghi.

Cambios: ST 0m Ariel Rosada por Medel (B), 0m Guillermo Marino por Gaitán (B), 18m Facundo Coria por Gianni (AJ), 35m Germán Basualdo por Bogado (AJ), 38m Ricardo Noir por Mouche (B).

Goles: PT 30m Hauche (AJ), 45m Gianni (AJ); ST 55 seg y 6m Marino (B).

Amonestados: PT 21m Paletta (B), 33m Prósperi (AJ), 39m Hauche (AJ); ST 4m Canuto (AJ), 31m Torrico (AJ).

Cancha: Boca
Arbitro: Rafael Furchi
Jugado el 23 de agosto de 2009


El dato

Al equipo Xeneize se le cortó una racha de cuatro victorias consecutivas recibiendo al Bicho en la Bombonera. En el Apertura 2005 le ganó 1 a 0 con un tanto de Palacio; en el Apertura 2006 lo venció 2 a 1 con goles de Krupoviesa y Boselli; por el Clausura 2008 lo derrotó 4 a 0 con anotaciones de Palermo, Palacio, Dátolo y Gaitán y en el Apertura 2008 lo superó por 3 a 0 con goles de Forlín, Figueroa y Palacio.

En el conjunto de la Ribera se produjeron los regresos y a la vez iniciaron su segundo ciclo en la institución el mediocampista Federico Insúa (en el 2006 vistió vistió por última vez la camiseta azul y oro) tras jugar en Alemania y México, Guillermo Marino (2007) luego de estar pasar a préstamo por Tigres de México, Ariel Rosada (1999) luego de surgir de inferiores y jugar poco en el primer ciclo de Bianchi y Alfio Basile (2006) en el banco luego de su paso como DT de la Selección.

El chileno Gary Medel se convirtió en el tercer jugador trasandino en vestir la casaca azul y oro en toda su historia. El primero fue el delantero Roberto Lucco (9 partidos sin goles) en la década del '30 y segundo el también delantero Ivo Basay (8 partidos y 4 goles), que llegó desde México en 1994 y duró menos dos meses luego de pelearse con el DT César Menotti.

1 comentario:

  1. Sr. Bloguero de Oro y cielo azul:
    Me llamo Gonzalo Prudkin (DNI:26150622), soy licenciado en Comunicación Social, y estoy haciendo una investigación de doctorado en la Universidad Federal de Bahía -UBFA- (Brasil) sobre blogs futbolísticos de Argentina y de Brasil. Queria invitarlo a participar de ella, mediante la respuesta de un breve cuestionario que lleva en media solo 15 minutos para ser respondido. El mismo es anónimo, y procura conocer la actividad que desarrolla en su blog y sus objetivos con el mismo. De querer participar, me informe por este medio que le enviaré el cuestionario en formato Word.

    Muchas Gracias, espero su respuesta,

    Atte,

    Lic. Gonzalo Prudkin Facóm- Póscom
    UFBA-Salvador de Bahía-Brasil
    licprudkin@hotmail.com

    ResponderEliminar