domingo, 5 de octubre de 2008

Apertura a la decepción


Chau título. Boca volvió a perder en la Bombonera y se despidió del Apertura

Para pasar de la ilusión al desencanto, de máximo candidato a la decepción en 14 días, incidieron varios factores entre las tres patas que sostienen la mesa: dirigentes, cuerpo técnico y jugadores. La prometedora gira de pretemporada por elcontinente europeo, terminó en un devaluado tour por México para enfrentar a equipos de escaso renombre. En tanto, había quedado pendiente un encuentro amistoso con Barcelona en España, positivo según la soberbia comisión directiva, pero perjudicial para el equipo. Para ello, postergó el partido de la segunda fecha, sin tener en cuenta, que luego debería afrontar 8 compromisos en 21 días -entre el 14 de septiembre y el 5 de octubre- a razón de un partido cada 2,62 días.

Esta vez, Boca confirmó que ya no se gana con la camiseta y la Bombonera luego de más de un año y medio, dejó de ser un reducto inexpugnable. El embiente enrarecido en los vestuarios atenta a la armonía grupal, como corolario de los errores de planificación de que defienden los intereses del club. Deberían entender que los éxitos deportivos redundan en beneficios económicos, pero por más dinero que posean las arcas de la institución, no garantiza un título, que en definitiva es lo que ansía el hincha.

Estudiantes se llevó una victoria después de 12 años de la Bombonera y para ello contribuyó la debacle de Boca en el segundo tiempo, donde fue superado anímica y futbolísticamente. Tras el arranque dubitativo del inicio, monopolizó el dominio de la pelota y consiguió la ventaja en el marcador tras un centro del colombiano Vargas que Viatri conectó de cabeza y la clavó sobre un palo, en una parábola descendente que dejó inerte al arquero.

En el último cuarto de hora, el equipo Xeneize no pudo sostener el dominio del juego ni lógicamente el resultado. El cansancio físico se evidenció en los mediocampistas de recuperación y sobre todo en Riquelme, el conductor, que además debió soportar una marca personal que anuló su creatividad. A los 17 de la segunda parte, Galván sacó un remate de zurda que se metió en el primer palo de Javier García y a los 21, Benítez de tiro libre, aprovecho la mala ubicación del arquero para dar vuelta el marcador.

Boca no se recuperó del mazazo y sobre el final los hinchas, ya inmersos en la resignación, se dedicaron a recordarle a los jugadores que "el domingo tenemos que ganar", en referencia al Superclásico que se jugará dentro de dos semanas. Relegado en el campeonato y con los juveniles en la Copa, frente a River se juega el orgullo y gran parte del destino sobre esta mesa de tres patas que tambaleante, sigue en búsqueda de su estabilidad.

Síntesis de la 9ª fecha del torneo Apertura 2008

Boca (1): Javier García; Julio César Cáceres, Juan Forlín, Gabriel Paletta; Cristian Chávez, Fabián Vargas, Sebastián Battaglia, Jesús Dátolo; Juan Román Riquelme; Rodrigo Palacio y Lucas Viatri. DT: Carlos Ischia.

Estudiantes (LP) (2): Mariano Andújar; Marcos Angeleri, Agustín Alayes, Christian Cellay, Juan Manuel Díaz; Diego Galván, Matías Sánchez, Juan Sebastián Verón, Cristian Bogado; Gastón Fernández y Juan Manuel Salgueiro. DT: Leonardo Astrada.

Cambios: ST 9m Leandro Benítez por Bogado (E), 14m Mauricio Carrasco por Fernández (E), 16m Alvaro González por Chávez (B); 21m Nicolás Gaitán por Dátolo (B), 24m Ricardo Noir por Palacio (B), 34m Iván Moreno y Fabianesi por Galván (E).
Goles: PT 32m Viatri (B); ST 17m Galván (E), 21m Benítez (E).
Amonestados: PT 42m Alayes (E); ST 22m Verón (E), 26m Noir (B), 27m Sánchez (E), 28m Riquelme (B).
Cancha: Boca
Arbitro: Juan Pablo Pompei
Jugado el 5 de octubre de 2008

Los problemas de Boca

Por Carlos Bianchi

Después de que ocurren las cosas es fácil hablar o escribir, opinar como si uno hubiera sabido de antemano lo que iba a suceder. Y todos nos damos cuenta de que las programaciones eran las exactas cuando las cosas terminan y nos encontramos en el peldaño más alto. Antes no lo sabíamos.

Decir si Boca está en condiciones de afrontar los dos frentes (Apertura y Copa Sudamericana) sería aventurarme demasiado, porque estoy opinando desde afuera y porque no conozco el plantel. Y estas dos situaciones condicionan las ideas que pueda tener. Es cierto, ahora todos conocemos a Noir, Viatri, Chávez, Roncaglia, Gaitán y a algún otro jugador que me olvido de nombrar. Y es así porque en Boca es suficiente con entrar a la cancha unos pocos minutos para que el país termine hablando de ellos. Y entonces todos opinan para bien (como fue el caso cuando debutaron) o para mal (como pasa ahora), cuando los empates y las derrotas abren paso a preguntas que apuntan a dilucidar si están capacitados para jugar en Boca y si son capaces de soportar la obligación de ganar hasta los picados. Porque esa es la nueva exigencia que se le pone enfrente.

Por otra parte, nadie se podía imaginar que la lesión que lo condiciona a Palacio iba a durar tanto. Tengo la experiencia de esa lesión, porque fui el primer jugador operado en Francia en 1980 por un cirujano yugoslavo, que vino expresamente a operarme en Estrasburgo después de estar cinco meses parado y sufriendo como loco. Como recuerdo de aquella situación tengo unos 30 puntos en mi panza. Cuando mencionamos a Palacio, estamos hablando de una pieza muy importante en el sistema ofensivo, tanto de local como de visitante, porque su velocidad condiciona al rival a estar siempre atento al contraataque de Boca. Además no se puede librar fácilmente de su presencia, especialmente por la manera que tiene Palacio de posicionarse siempre al límite del offside.

Después de hablar del 50% del ataque, hablaré del otro 50%, que es Palermo nada menos. Martín traduce su importancia en goles, con un promedio que va entre los 10 o 12 por campeonato, es decir un gran porcentaje de puntos. Si a la efectividad de Palermo sumamos los que convierten sus compañeros gracias a sus habilitaciones o distracciones que genera en los adversarios, vemos que su importancia es capital para Boca. Y si además a esto le sumamos el ascendente representativo que tiene Martín sobre el equipo, todo es más difícil de sobrellevar. Les doy un ejemplo: cuando Boca no sabe muy bien cómo encontrarle la vuelta a la defensa de enfrente, si está Palermo tira un centro para que comience a intranquilizarse. Con sólo ese recurso, seguramente genera problemas para el adversario. En definitiva, Boca tiene el 100% de su eficacia afuera o semi afuera del sistema ofensivo. Y ese es un lujo difícil de digerir para cualquier equipo. Además, y como para completar un panorama complejo, tiene también a diferentes referentes lesionados como Ibarra y Cáceres. Y a todo estoy hay que sumarle la situación de Román, que no sé explicar muy bien, porque no estoy al tanto.

Si uno se deja llevar por lo que ve, seguro que podría estar a mitad de camino por lo que representa Román. Pero atención que los grandes jugadores, los que hemos jugado al fútbol lo sabemos, no tienen que estar al ciento por ciento para serle útil al equipo. ¿O acaso ustedes creen que los grandes jugadores siempre estaban en condiciones de jugar? Está de más decir que sus compañeros desean que esté porque con un par de inventos clarifican la situación y terminan aportando lo que aporta un jugador común y corriente en óptimas condiciones. Si se le saca una radiografía a sus actuaciones y a los resultados del equipo, esto es faltarles el respeto a los otros integrantes del plantel. Yo, tanto como jugador o como técnico, nunca consideré que los triunfos o derrotas son por un solo futbolista. Como fui jugador, siempre le agradecí a mis compañeros la chance que me daban de ser goleador, porque sin ellos no me hubiera llegado el balón. Y en mi discurso como técnico -y eso mis jugadores lo sabían muy bien- los consideraba grupalmente sin desconocer, por supuesto, el valor que cada uno representaba individualmente. Y esto era porque para conseguir los títulos y los éxitos, todos eran necesarios.

1 comentario:

  1. OpinoBoca6/10/08 04:27

    Que tal, te dejo mi blog xeneize por si te interesa pasar:
    http://opinoboca.blogspot.com/

    ResponderEliminar