domingo, 23 de marzo de 2008

¡Jesús!


Dátolo y Gracián, los goleadores en una tarde de reconciliación

Nada mejor que una tarde de Pascuas para que la Bombonera irradie amor y paz. Jesús, con los murmullos impiadosos entrando por sus oídos fue con una determinación no habitual para su estilo de juego cansino. Su gol abrió el camino de la victoria buscando un rebote tras su propio remate, con carambola y luego el desahogo. Ese grito animal de Dátolo colgado del alambrado, retrotajo a esa vieja Bombonera salvaje, donde cada festejo acercaba al goleador de turno a las alturas, de frente a esa muchedumbre en éxtasis.

Y salió reemplazado en tiempo de descuento, para ganarse sus primeros aplausos de reconocimiento y acallar esos susurros de platea VIP (very idiot persons). "Nunca hay que irse de Boca", es la frase repetida de aquellos que tras un paso fugaz con la azul y oro, no encuentran más gloria que el dinero, jugando en estadios de cien mil personas mudas, como obra de teatro. Jesús Dátolo tuvo la oportunidad de ser transferido en la pretemporada a Colo Colo de Chile y pese a no ser titular, se quedó para ganarse un puesto.

Y salió Gracián envuelto en aplausos de agradecimiento por demostrar que puede ser el 10 de Boca por méritos propios, sin obligaciones de hacer olvidar a Riquelme. Jugó sin presiones, liberado de esa pesada carga que significa suplantar a un ídolo. Lo demostró en la definicón del segundo gol, con la mente fría para hacer pasar un defensor y dejar el arquero por el piso. Y salió Castromán con aplausos de aprobación, luego de su primer partido como titular en la Bombonera, peleando en cada pelota, luchando por la titularidad.

Y entreverados entre los grandes, el pibe Monzón cada vez más firme por el lateral izquierdo, con el aplomo de un veterano llevándose un puñado de aplausos. No solo marca con vehemencia sino que pasa a terreno contrario con naturalidad y le permite ubicarse a Morel como central, el puesto en que más rinde. Y el pibe Roncaglia en silencio, jugando su segundo partido en Primera arrancando unas palmas, un clon de Julio César Cáceres física y futbolísticamente.

Y Boca que cerró una semana difícil, abrió otra con un triunfo renovador, sin Ibarra, sin Paletta ni Riquelme. Con la misma esencia, con el mismo espíritu.

Síntesis de la 7ª fecha del torneo Clausura 2008

Boca (2): Mauricio Caranta; Alvaro González, Facundo Roncaglia, Claudio Morel Rodríguez, Fabián Monzón; Neri Cardozo, Fabián Vargas, Jesús Dátolo; Leandro Gracián; Lucas Castromán y Martín Palermo. DT: Carlos Ischia.

Colón (1): Sebastián Blázquez; Ariel Garcé, Pablo Aguilar, Marcelo Goux, Germán Rivarola; Sebastián Romero, Alejandro Capurro, Sebastián Prediger, Hugo Iriarte; Rodrigo Díaz y Darío Gandín. DT: Ramón Mántaras.

Cambios: ST 15m Martín Cardetti por Prediger (C) y Mauro Boselli por Castromán (B), 20m Cristian Chávez por Gracián (B), 27m César González por Díaz (C), 35m César Carignano por Romero (C) y 45m Pablo Ledesma por Dátolo (BJ).
Goles: PT 6m Dátolo (B), 38m Gracián (B); ST 45m César González (C).
Incidencia: ST 38m fue expulsado Rivarola (C).
Cancha: Boca
Arbitro: Gustavo Bassi
Jugado el 23 de marzo de 2008

1 comentario:

  1. Muy buena victoria de Boca. Aunque pasa algo desapercibida ya que el verdadero partido, el importante, es este Juéves ante Colo Colo. Ojalá ganemos!.. la clasificación está en juego.
    Salu2!..

    www.planetaxeneize.blogspot.com

    ResponderEliminar